miércoles, 18 de diciembre de 2013

Cartas

“Cada minuto podía ser el último; por tanto tenía que ser vivido con el espíritu”

(...) Eso fueron mis vacaciones, un quiebre y la Noción de que el temor es a las Ideas, sin dudas. Fue un recuerdo hacia la importancia del Silencio y de la Forma.
Algo comprendió que todos los días es el fin y el comienzo de un nuevo Vibrar (a solas).
Ya no quiero rendirme, quiero vivir en el Intento.

Acarrear el camino de las Ilusiones es difícil, pensaba. Cuando comprendí que Ilusión no es Ilusión sino decisión y atención. Decido convivir conmigo en Paz, sabiendo que acechar mis Miedos es el mejor modo de continuar, y elegir, siempre elegir el camino con corazón, como decía Don Juan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario