miércoles, 29 de enero de 2014

¿Qué puede cobijarnos en el momento eterno?

Hoy amanecí con el cuerpo gélido. Otra vez ese frío glacial, otra vez es interno. Anuncian tiempos de Abril en pleno Febrero, los árboles lucen insulsos, es probable que los amargue la caída anticipada de su follaje, tanto como a mí me acongoja este desfallecimiento tardo de tu sonrisa y el modo en que musito sin cesar.
Una máscara derretida como barro a la lluvia se vierte sobre mí, así sucede en la vereda húmeda por el cielo: somos dos derritiéndonos, yo por el sueño, la tierra por el agua. Las flores beben el elixir tras haber estado al borde de marchitar, al borde de amustiarse; descubrí una nueva palabra, sólo se halla en diccionarios de sinónimos y antónimos, en los que contienen definiciones no, eso me llama poderosamente la atención , aunque el modo en que mis ojos no cesan de caer me atrae más, como si estos párpados contuvieran vida propia y realmente pareciera no gustarles, caen en un letargo incesante que sofoca hasta mis neuronas aún adormecidas, que a pesar de estarlo pueden imaginarte tendido en el placer de tu colchón, del canto seseoso del cielo, del ventilador acariciando tus más íntimas sensaciones del ensueño, aún puedo imaginar las gotas brotando por la ventana color amarillo Sol, contrastada con un gris de rayos y truenos, lluvia curiosa que asoma a observar tu mandíbula estallando en crudos rechinares del bruxismo...y yo, acá a lo lejos, deseando que alguna gota penetre nuestra cueva y te bese con locura, como lo haría en este momento, y después vivir, dormir las ilusiones y vivir en el encuentro con la voluntad.

lunes, 27 de enero de 2014

Alguien la quitó de su letargo, me miró con los ojos exhaustos, tiene un tumor, un tumor tan grande que sobresale de su pecho, un tumor tan grande que comprimió sus órganos, un tumor tan grande que vibraba y resoplaba en mis narices alterado por consumirlo todo. Estamos muriendo en la imposibilidad aberrante.

sábado, 11 de enero de 2014


Otra vez,
otra vez vas a irte,
otra vez vas a arrepentirte,
otra vez vas a arrepentirte
de haberte arrepentido.

Ay, Déspota de mis sentimientos,
sin ley ni regla
dirigiendo todo a su voluntad y capricho.
¿Podrías hablar con mesura?
Siento la estrategia.

Estoy en no poder más.

File:Runic letter algiz.svg

En tanto recuerdes estas en tus manos, siempre tendras la precisión para brindarle a la percepción.

¿De qué se trata?
Básicamente que no soporto más de la mitad de las cosas que suceden en mi vida, y el modo en que siempre me bastó con quejarme, el modo inmóvil en el que atravieso todo desde antaño. No pienso en hacer explotar 14 de Julio ni mucho menos, tan sólo en cómo me crié: Negando la crudeza de los recuerdos.
Encontrate. Creé y sobretodo me(te) deseo la claridad.
La información que desgarra -y la que no- como el desgano de tu piel atravesando el vicio de entregarse a lo inconciente. Tal vez suicidar aquello que muere, aquello que más que vivir día a día te hace morir, tal vez terminar con algunas cosas. Tal vez hacer carne el simbolismo gregoriano, que empiece Algo Nuevo.
Dulce Reconciliación

viernes, 10 de enero de 2014

Llena de configuraciones y códigos que flotan en la Nada.
¿Sos vos, la voz, soy yo?
Es que no somos justamente,
justamente nada es,
nada es justo,
acá.
Inagotable, inacabable, inextinguible esperanza de la sin-precisión.
Se agotó algo de mi cuerpo,
se agotó el cuerpo,
se agotaron los elementos sustanciosos de la presión
y caí en el desmayo eterno de la Inacción,
acariciando organismos colectivos del fondo físico
sin que eso acabase conmigo en algún sentido no tan literal.
Tengo un sueño que me desvive,
suavemente apresada en los días fuera del malestar,
como si hubiera que conservar Algo con todas las Fuerzas,
Algo hasta el Momento Indicado,
Algo que se derramará por cada centímetro de mi
ser.

jueves, 9 de enero de 2014

Sensación de Caos. Estamos explotando, estamos Sucediendo, estamos Moviendo el cáncer de los vagos sentimientos.
Se está gestando lo Inevitable, todo es una posibilidad, somos la metástasis.

Me queda poco sólo por defecar sangre y mucosidad, sangre y mucosidad, sangre mucosidad y paranoia, defecar sangre mucosidad paranoia y cucarachas.
Ay, cucarachas nuevamente, cucarachas que se asoman por mis pies y quieren consumir el elixir de mi pus, de la mucosidad y la mugre, quieren sorber mis heridas llenas de gusanos, quieren ingresar por mis orejas y devorarme, quieren devorar la sangre la mucosidad y la paranoia.

Pronto moriré, lo sé, no hay otro final posible, no genero otro, estoy en mis Manos, y mis Manos estan vacías de Causalidades.

Algo está colapsando. Alguien está. Una corriente universal, suceso de mundos aparentemente inmunes y con personas escatológicas rechazando las fibras Sensibles.

Sueño lo que sucede, porque el sueño es la vida, porque la ilusión es la muerte porque la vida aún duerme.



miércoles, 8 de enero de 2014

Todo esto debería.

Hay olor a muerto en mi vereda, él vive a la vuelta de casa, un reencuentro con lo simbólico, cucarachas llenas de simbolismos, cucarachas que no estan, paranoia, paranoia, el miedo es lo único Real en este baño donde hago pis. Un sonido ensordecedor agudiza mis sentidos, me mareo, me mareo y apenas veo.
Veo lo suficiente para dilucidar una cucaracha volando, vuela tan cerca mío, está tan cerca, me va a penetrar, me va a penetrar como cualquier crudeza que viva a la vuelta de casa. Cada vez más enorme, haciendo sonidos más ensordecedores, la miré a los ojos, nos miramos a los ojos, me miró a los ojos. Me dijo que estoy perdida mientras devoraba mis pies.
Con los pantalones bajos no podía huír, no podían verme en la oficina así, en la recepción huyendo desnuda con cucarachas devorando la mugre.
El piso no paraba de vibrar, yo no cesaba de hacerlo, no dejaré hasta el día en que la Inconciencia me devore.
Habrá un fin en tanto no se trate de escapar, sino de aceptar lo cúlmine.
Oscuridad obsena, obsoleta reconciliación que envuelve mi cuerpo.
Otra vez estoy allí. Otra vez estoy muriendo. Otra vez estoy intentando, queriendo llegar, olvidando que el camino es llegar.
Recostada asisto al encuentro de mis muertos con la respiración agitada, desasosiego que culmina en el desaire, ya no hay qué respirar,
ya no hay qué.

miércoles, 1 de enero de 2014

Aversión.
Letargo sofocante.
                            (Yo estoy adentro-
                            de lo que no)
Si tan sólo hubiera una verdad en todo esto.

-
agotado cuerpo sin vos,
agotado cuerpo sin voz.