lunes, 27 de enero de 2014

Alguien la quitó de su letargo, me miró con los ojos exhaustos, tiene un tumor, un tumor tan grande que sobresale de su pecho, un tumor tan grande que comprimió sus órganos, un tumor tan grande que vibraba y resoplaba en mis narices alterado por consumirlo todo. Estamos muriendo en la imposibilidad aberrante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario