sábado, 11 de enero de 2014


En tanto recuerdes estas en tus manos, siempre tendras la precisión para brindarle a la percepción.

¿De qué se trata?
Básicamente que no soporto más de la mitad de las cosas que suceden en mi vida, y el modo en que siempre me bastó con quejarme, el modo inmóvil en el que atravieso todo desde antaño. No pienso en hacer explotar 14 de Julio ni mucho menos, tan sólo en cómo me crié: Negando la crudeza de los recuerdos.
Encontrate. Creé y sobretodo me(te) deseo la claridad.
La información que desgarra -y la que no- como el desgano de tu piel atravesando el vicio de entregarse a lo inconciente. Tal vez suicidar aquello que muere, aquello que más que vivir día a día te hace morir, tal vez terminar con algunas cosas. Tal vez hacer carne el simbolismo gregoriano, que empiece Algo Nuevo.
Dulce Reconciliación

No hay comentarios:

Publicar un comentario