miércoles, 29 de enero de 2014

¿Qué puede cobijarnos en el momento eterno?

Hoy amanecí con el cuerpo gélido. Otra vez ese frío glacial, otra vez es interno. Anuncian tiempos de Abril en pleno Febrero, los árboles lucen insulsos, es probable que los amargue la caída anticipada de su follaje, tanto como a mí me acongoja este desfallecimiento tardo de tu sonrisa y el modo en que musito sin cesar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario