sábado, 15 de noviembre de 2014

¿Quién
te ofrece algo,
el apego
ó la añoranza?

Todos tenemos una veta sensible
guiada por el tacto hacia la entrega-
Mi ocupación es
lo que perdura,
la esencia muriendo en
la manifestación del hombre
filtrando autenticidades (in)mortales
implicando la caída del convencimiento
en una oportunidad por explorar/Tar
sin cautela, viendo
la común unión-
el lugar y el personaje.
Sin
atravesar la falla
del bucle
levantasteís la mirada,
te hallaste perdido en el caos
y su rodeo
/la simbiosis.
Alguien es tentado por ser parte de la ceguedad.

¿La inocencia existe en ser el mártir
de la Revolución?
Esto es armonía:
nombrar al Depredador,
rompiendo el destierro de mí-
sin huellas que observar,
sin Instinto
para ignorar.

A.A

No hay comentarios:

Publicar un comentario